¿Por qué debo asegurar mi vivienda?

El hogar es el patrimonio que, probablemente, requiere la mayor inversión económica. Por ello, es necesario tenerlo protegido de las muchas y diversas incidencias que pueden suceder. Por ejemplo, si se produce un incendio tu casa puede llegar a desaparecer o si ocurre un  escape de agua que inunde la vivienda de un vecino y no tienes contratado un seguro, deberás asumir todos los gastos que conlleva reparar estos daños.